amor por nuestro prójimo

¿Qué nos dice Jesús del amor por nuestro prójimo?

“Ama a tu prójimo” esa fue la respuesta de Jesús cuando la secta religiosa de los Fariseos, le preguntó acerca del mayor mandamiento en la Ley.

Entonces, es para Jesús el amor por nuestro prójimo uno de los mandamientos de la ley de Dios, más grandes e importantes.

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.” Este, es el primer mandamiento y es seguido por “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”
Entonces, si amas a Dios nuestro Señor, con todo tu corazón, el amor por nuestro prójimo ha de ser igual de puro.

Pero… ¿Quién es nuestro prójimo? ¿Cómo puedo reconocerlo?

En Levítico 19:18 Hayamos que los judíos no debían considerar como su prójimo solo a los israelitas, sino a todas las personas, en el versículo 34 se especifica, “El residente forastero que reside […] con ustedes debe llegar a serles como natural suyo; y tienes que amarlo como a ti mismo, porque ustedes llegaron a ser residentes forasteros en la tierra de Egipto”.

Entonces, ¿Todo aquel que nos rodea es nuestro prójimo y debo amarle, nuestros vecinos, mis compañeros de trabajo, la cajera del supermercado? Aun cuando no les conozco ¿Son mis prójimos? Y si incluso me ha hecho algún dañado ¿debo amarle? ¿Cómo es posible esto? Y si, la respuesta es ¡Sí! Y está en Mateo 5:43 “Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo, pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen”
Así que, si te resulta muy difícil seguir este mandamiento tan importante y sagrado para Dios, quizás con esta reflexión te resulte un poco más sencillo, Dios no dijo que te debe gustar tu prójimo, dijo que debemos sentir el amor por nuestro prójimo, aun cuando no nos guste.

Cuando amamos con nuestro corazón a Dios, podemos entender que cada persona que nos rodea es parte de su creación, que todo lo que nos rodea es parte de su creación, y solo por ese hecho, debemos amarle.

Pero ¿Cómo puedo amar a quien no conozco? El amor por nuestro prójimo al que hace referencia Jesús, es respeto por los demás, ayudarles en lo que nos sea posible, sentir compasión, y para ello, lo primero que debemos hacer, es reconocer a cada uno, a cada ser humano como nuestro prójimo, ese será el primer paso para poder amarle sin importarnos ¿Quién es, a donde va, de donde viene, si es bueno o es malo…?

Por ello, como nos dice la Biblia:

Exodo 20:16 “No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.”

Exodo 20:17 “No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.”

Exodo 22:26 “Si tomares en prenda el vestido de tu prójimo, a la puesta del sol se lo devolverás.”

Levítico 19:13 “No oprimirás a tu prójimo, ni le robarás. No retendrás el salario del jornalero en tu casa hasta la mañana.”

Proverbios 25: 9 “Trata tu causa con tu compañero, Y no descubras el secreto a otro, Job.”

Job 6:14 “El atribulado es consolado por su compañero; Aun aquel que abandona el temor del Omnipotente.”

Job 42:10 “Y quitó YHVH la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job.”

Proverbios 3:28 “No digas a tu prójimo: Anda, y vuelve, Y mañana te daré, Cuando tienes contigo qué darle.”

Proverbios 12:26 “El justo sirve de guía a su prójimo; Mas el camino de los impíos les hace errar.”

Proverbios 14:21 “Peca el que menosprecia a su prójimo; Mas el que tiene misericordia de los pobres es dichoso.”

Proverbios 25:17 “Detén tu pie de la casa de tu vecino, No sea que hastiado de ti te aborrezca.”

Habacu 2:15 “¡Ay del que da de beber a sus compañeros, que les acercas tu hiel y embriagas, para mirar sus desnudeces!”

La importancia de este mandamiento, radica en que Dios, nuestro creador, quiere que todos sus hijos se vean como iguales, sin importar raza, color de piel, sin importar el estrato social al que pertenece cada quien, Él nos creó como iguales todos, sin distinción ni preferencia, con el mismo amor.

El amor mueve el mundo

Hay muchas frases de amor pero que mueve el mundo es tan cierto como que el cielo es azul. Os dejamos un vídeo bonito de amor para San Valentín. Dios es Amor, el amor no entiende, don personas que se aman con un amor verdadero y puro transmitirán felicidad a todo aquel que les rodea. Es verdad que el amor requiere de compromiso pero las satisfacciones que aporta son incalculables. Ama y déjate amar.